Cuentos

Y nos pegamos la fiesta, de Victor Alarcón

27/ 11/ 2014 | por

A Adolfo, Diego y Juan, aunque este cuento debe muchísimo a Natalia Carballo y María Angélica Rodríguez.     Mirá, che, que no es fácil. Con el trabajo que tenés encima y dormir poco te podés volver loca. Andás apurada por las calles todos los días para llegar a tu puesto y podés poner la
[seguir leyendo…]



El beso, de Manuel Gerardo Sánchez

05/ 10/ 2014 | por

Pero es que el placer sexual casi siempre se paga muy caro; tarde o temprano, por cada minuto de placer que vivimos, sufrimos después años de pena.  Antes que anochezca. Reinaldo Arenas     El alborozo de las vacaciones de Natalia, Carla y Verónica se eclipsaría luego de que un médico de talle zamborotudo y
[seguir leyendo…]



Melodía desencadenada, de Héctor Torres

14/ 08/ 2014 | por

A voice inside me compelling to satisfy me Iron Maiden     Arrecharse con la vida es como arrecharse con la lluvia. O con la quebrada que se desborda y se lleva todo en su carrera. Y no es que esté mal, sino que es inútil; es imposible hacerla entrar en razón. Tego estaba consciente
[seguir leyendo…]



Cabilla, de Carlos Patiño

26/ 04/ 2014 | por

Desde 2005, más de 300 personas fueron asesinadas por conflictos relacionados con violencia intersindical Informe de Derechos Humanos en Venezuela de la ONG PROVEA   «Este juego es una mierda», digo no muy convencido. En verdad estoy nervioso, quiero irme. Que si Rincón metió jonrón, que Cheo es tremendo short stop. Qué me importa si
[seguir leyendo…]



El perro de Nina Hagen, de Liliana Lara

19/ 04/ 2014 | por

Fue en las vacaciones de agosto de 1985. Mi hermano Guillermo y yo corríamos en círculo por la manzana de pocas casas y mucho verde. Íbamos en las bicicletas, yo en la roja, que era la mía y la más bonita. Él, en la azul, que era de papá y tenía unos 50 años. Papá
[seguir leyendo…]



Después del incendio, de Carlos Colmenares Gil

08/ 03/ 2014 | por

Hacía el suficiente calor como para pasar de rones a cervezas. Sabíamos que al bajar de grados alcohólicos nos íbamos a volver mierda, pero igual éramos los menos borrachos en el lugar. A Lucía toda la situación le hacía una gracia un poco difícil de entender para mí, pero los pendejos siempre sufrimos demasiado en
[seguir leyendo…]



Loca por una cita, de Milagros Quintero Panza

05/ 03/ 2014 | por

Nadie sospechaba, a pesar de su presencia recurrente. Todas las noches llegaba a la misma hora. —Lo de siempre, —dice ella al mesonero y él le sirve un güisqui 18 años en la roca. Ella lo toma con lentitud y deleite, lo saborea, degusta sus alcoholes. Ese trago la conecta con un pasado reciente y
[seguir leyendo…]