Juez en el invierno, una de esas historias que lees de un tirón hasta el final, por Richard Sabogal

03/ 08/ 2014 | Categorías: Destacado, Sobre libros

juez de inviernoCuando la sinopsis de un libro dice que este es desternillante, lleno de humor e inesperadas situaciones, una alarma se enciende en mi cerebro y ya veo el libro con mucha cautela. Juez en el invierno, de Jorge Gómez Jiménez, fue uno de esos. Con cierto temor comencé a leerlo y cuál fue mi sorpresa cuando aún sin pasar de la primera página ya me estaba riendo. La obra cuenta la historia de Raimundo Trillo; ya de por sí el nombre te deja la idea de un sinvergüenza o de un tipo que no tiene mucha moral a la hora de ver la vida. A Raimundo lo invitan a ser jurado de un concurso literario de una universidad de nombre pomposo y aristocrático, todo con viaje pagado, hotel bonito y, claro, bar en el lobby.

A Raimundo le alegra ir para ese país a ser jurado porque le pagarán unos dólares que, como dice el personaje, cuando los cambie por la moneda local será un realero con el que podrá cambiar la neverita vieja por una de dos puertas. Lo que da qué pensar, porque un autor de tan buena reputación como él hace peripecias para cambiar su nevera vieja, lo que rompe ese paradigma en que cree la gente de que escritor es sinónimo de riqueza.

Cuando iba por las primeras diez páginas del libro me dije: este Raimundo me parece una especie de Bukowski moderno y venezolano, que si bien no es tan retorcido como el verdadero Bukowski sí se da un aire bastante cercano. Entonces, páginas adelante, el mismo personaje confiesa que su obra ha sido considerada con un aire a Bukowski, lo que me lleva a pensar que Gómez Jiménez es un admirador del autor “maldito”.

Hablando del autor, de la pericia creativa para armar este libro, me quito el sombrero. Ya con el cuento que había compartido para la antología de ciencia ficción Kafka en la luna, compilada por Nesfran González Suárez y editada por Negro Sobre Blanco, me dije: este tipo no juega carrito, Jorge Gómez Jiménez escribe bien, y con Juez en el invierno terminó de convencerme. En el libro no hay palabra que sobre; el personaje que creó, Raimundo Trillo, habla consigo mismo y con otras personas, a su vez que suelta opiniones propias y reflexiones y esto sin confundir, sin utilizar las comillas o cursivas para alertar al lector de que hay cambios, cosas que hace posible un autor que sabe lo que hace. El cuento tiene una aparente simpleza, lo leí viajando de Maracay a Caracas y no había llegado a Las Tejerías cuando con mucha lástima lo estaba cerrando porque se había acabado. Esto también lo logra un buen escritor, hacer simple para un lector un libro que jamás aburre.

Juez en el invierno recibió mención en el II Concurso Guillermo Meneses y esa mención se le queda corta para lo bueno que es el libro. Supongo que el ganador es una obra impresionante para haber quitado del trono a Raimundo Trillo y su problema de escoger un libro ganador en un concurso de una universidad de pomposo nombre. En 2014 lo publicó la Editorial Lector Cómplice.

Share Button

Número de lecturas a este post 1304

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Etiquetado: , , , , ,

Deja un comentario