Payback, por Rebeca Pineda Burgos

04/ 06/ 2013 | Categorías: Destacado, Sobre libros

payback

Los personajes de Lucas García son monstruos. Lo suyo es del tipo de “monstruosidad” que palpita potencialmente en cualquiera, que atenta contra el orden habitual y que no siempre, y esto es lo peor, puede desahogarse, verterse, en un ghetto; es una diferencia mucho más vulgar. Gente vulgar sin mucha trascendencia, vagando por las calles de Caracas y sintiendo lástima o desprecio por sí mismos. Desempleados, chulos, drogadictos, solteros, locos.

El grupo de relatos de García se puede defender por muchas razones, aunque de entrada incomoda un sostenido descuido formal, asuntos de “carpintería”. Pero lo bueno: lo bien emulado de la novela detectivesca como en “Empleo”, o las imágenes de elevada potencia poética como el tráfico incendiándose a través del cigarrillo en “Payback”. La explosión de referentes populares, todos y cada uno de ellos muy elocuentes, sin caer en ningún momento en la referencia “gratuita”, y sin que sus personajes resulten aparatosos. Todo lo contrario, son hombres solitarios, enfermos, pero, sobre todo, discretos con su diferencia.

Conmueve con mucho efecto la locura de los personajes, su apego, su dependencia, sus abismos. Y también brillan, seducen, como el personaje femenino de Zoë Lund, o de un modo más especial como el loco de “Zorro”, quien desencadena esas pulsiones, al decir de las teorías del psicoanálisis, en formas de atrocidades: lo que nosotros quisiéramos hacer, nuestros deseos más oscuros traducidos en aberraciones. Es lo contrario a ese maniqueísmo tan resuelto y tan superficial de las fórmulas comerciales. En algún momento descubrimos que Arnold Zwarsenegger, Silvester Stallone y Jean Claude van Damme no hacían más que contarnos la historia de los enemigos del Primer Mundo, primero los alemanes, luego los coreanos, ahora los árabes. La historia de los buenos y los malos, los locos y los cuerdos. Cómo contar sin maniqueísmos, cómo resolver. Creo que personajes como los de Lucas García son ejemplos de este paradigma, de esta ambigüedad natural con la que se mueve el mundo.

            El discurso, aunque a veces sobrio, seco, tiene una contundencia que expresa claramente la lucidez de la que hablo. Algunas de las palabras del protagonista de “Guillermo Tell” me parecen muy elocuentes respecto a esto, con un cinismo que revela una envidiable claridad respecto a nuestra posición en el mundo: “cuando me encuentro en una fiesta, consumiendo cannabis a 170 kph, o sosteniendo mi pene erecto frente a las páginas centrales del mes, pienso en la absoluta futilidad de todo”. Es muy valiente y muy aterrador lo cerca que están de la realidad.

Creo que la mejor forma de recomendar el grupo de relatos de García, además de que es un banquete para los amantes de los referentes pop y de los personajes excéntricos, es que logra mediar entre dos estilos que pocas veces aparecen reconciliados: el de la parquedad y el de lo sugerentemente alegórico. ¿Cómo lo hace? Con personajes que no se esfuerzan en trascender, pero que al vivir tan conscientes de sus propias perversiones, impresionan con luminiscencia: “me siento vacío, fosilizado, soy un astronauta atrapado en su cápsula, extraviado en medio del cosmos”. Esto tampoco lo dice un “poeta”, sino un drogadicto. Veo allí la heroicidad en cada uno, el espíritu creador, nuestros propios y particulares monstruos. Los cuentos de García, tan breves, tan sencillos, transportan a un muy profundo interior que a veces quiere salir.

 

Referencias

Ballard, J. (2001). En qué creo. En Artefacto [Revista en línea], 4- 2001. Recuperado el 23 de febrero de 2010. www.revista-artefacto.com.ar

Hermann, K. y Rieck, H. (2005) [1978]. Christianne F, 13 años, drogadicta y prostituta. (trad. Xrisí Athena Tefarikis). En Apocatástasis [Portal en línea]. Recuperado el 23 de febrero de 2010. www.apocatastasis.com

Edel, U. (1981). Christiane F. – Wir Kinder vom Bahnhof Zoo. [Película]. Alemania: Solaris Film.



[1] Cito una versión traducida (Hermann y Rieck, 2005) del libro-testimonio Wir Kinder vom Bahnhof Zoo publicado por la revista Stern en 1978, en el que Christiane F, una drogadicta de 13 años relata su experiencia con la heroína y la prostitución. Hubo una conocida versión cinematográfica en 1981 dirigida por Uli Edel.

 

Sobre el libro: Payback, de Lucas García París (PuntoCero, 2009)

Publicado en la revista Investigaciones Literarias (Nº 17, Vol I y II 2009)

Share Button

Número de lecturas a este post 2059

5.00 avg. rating (96% score) - 1 vote
Etiquetado: , , , , ,

Deja un comentario