Cuentos

El verdugo lúcido, de Gabriel Jiménez Emán

20/ 10/ 2013 | por

A Ricardo Domínguez   Vive solo en una cabaña junto al río. Duerme hasta tarde en la mañana, pues apenas si logra conciliar el sueño por la noche. Se levanta, no se mira nunca a un espejo, se despereza y va al río donde se da un buen chapuzón; se distrae en el bosque, observa
[seguir leyendo…]



Ovejón, de Luis Manuel Urbaneja Achelpohl

16/ 10/ 2013 | por

Y en las bocacalles, sobre el camino real, se aglomeraban grupos de curiosos, que, alarmados, Repetían: —¡Ovejón! ¡Ovejón!… Sin embargo, en la carretera no se distinguía nada, sino el sol aragüeño dorando la polvareda. Nadie habíalo visto, pero la gente armada que en su seguimiento venía desde Zuata, atropellando el sendero, así lo aseguraba. Ellos
[seguir leyendo…]



Archivos azules, de Antonieta Madrid

14/ 10/ 2013 | por

Indaga inquisidor… ¿Quieres saber si he amado? ¿Cuántos y a quiénes he amado? Tras un vuelo rasgado se cuenta una historia Y todos callan… María Teresa Ogliastri: Sherlock Holmes   Nadie sabrá jamás de sus amores. ¡Nunca! Porque ella es una tumba y una tumba será siempre. Ni con el pensamiento revelará el secreto, propio
[seguir leyendo…]



Una mujer me mira y me incomoda, de Miriam Mireles

10/ 10/ 2013 | por

A Orlando Alcántara Fernández.   Tiene una discreta cámara fotográfica, la mueve con cierto nerviosismo entre sus manos. La mujer la saca a cada rato de su bolso. Hago como si no me diera cuenta de su inquietud. Me mira y me incomoda. Estoy a punto de decirle que no me vea demasiado. Intento distraerme
[seguir leyendo…]



Autopsia del deseo, de Milton Quero Arévalo

09/ 10/ 2013 | por

A Anabelí Vera—Marín —Murió de amor, no hay ninguna duda. Perplejo miraba el joven estudiante a su profesor y maestro de Anatomía, ante la sentencia invariable de la primera impresión, que arrojaba el cadáver que se disponía a diseccionar. El cuerpo inerte aún no recibía el brillo del bisturí y el profesor Negrete, con tan
[seguir leyendo…]



El último embargo, de Frank Baiz Quevedo

07/ 10/ 2013 | por

Hasta que los gringos dijeron basta y echaron a andar sus enormes maquinarias amarillas que iban a restituir a su lugar de origen y derecho todos los bienes y males que habían ido transportando a través de los años a estas tierras de Dios y Federación, no faltaba más, qué se habrán creído los consabidos
[seguir leyendo…]



Pequeños encargos, de Krina Ber

05/ 10/ 2013 | por

La extraterrestre que habita en mí se manifiesta más por las mañanas. Especialmente cuando tengo que salir de la casa, por ejemplo: para ir de compras. Tiene que ser ella, no yo, la que se pierde por los caminos de sobra conocidos y se queda pegada ante semáforos descompuestos, ella es la que casi choca
[seguir leyendo…]