Sueño lúcido, de Antonieta Madrid

21/ 02/ 2013 | Categorías: Cuentos

Berlín. Otoño. Años noventa. Una mañana nublada, converso con Hernando en un café del Kurfürstendamm. Tomamos café con torta de manzana. Hablamos sobre nuestro futuro. Pienso que debo decirle la verdad: que todo ha terminado entre nosotros. Pero en lugar de hablar claramente, me muestro evasiva, desconcertada, inquieta y no logro encontrar las palabras apropiadas para expresar mis verdaderos sentimientos…

Abandonamos el café y nos desplazamos (a la velocidad del sueño) hacia lo que queda del Muro de la Vergüenza. En un tarantín cercano, venden pedazos de muro, terrones descoloridos que se desmoronan en las manos de los compradores. Después (siempre manteniendo la velocidad del sueño), nos encontramos en el Checkpoint Charlie. Caminamos alrededor. Tomamos fotos, el Café “Adler” al fondo. Compramos reliquias de la RDA, medallas, carnets de los oficiales, condecoraciones diversas.

Visitamos el Amerikanischen Sektor y mientras contemplamos los edificios alrededor, emerge de la niebla, nuestro amigo Esteban, quien vive en New York y, sin mediar saludo alguno, me pregunta con un simple y elocuente gesto: ¿…?. Ya lo decidí, le respondo. Estoy clarísima. Ni un día más…

En otra secuencia del mismo sueño, caminamos los tres por una ancha avenida. La atravieso y me encuentro sola, en una acera ancha, plantada de árboles simétricamente dispuestos. Segundos más tarde, Hernando se une a mi. Estamos ansiosos, agitados. Nuestro amigo, quien se había quedado rezagado, reaparece mágicamente. No logro explicarme (en el sueño) cómo, ni en qué momento, Esteban cruzó la avenida.

Estamos de nuevo los tres, apoyados en la baranda de una plaza, desde donde se puede divisar una barraca, al lado de una enorme arcada (la Puerta de Brandenburgo tal vez), de la que emerge una multitud de hombres y mujeres vestidos como para una comparsa. Van enmascarados y en las cabezas, lucen llamativos sombreros de variadas formas y colores. Hernando desaparece, arrastrado por la muchedumbre.

Al final del sueño, me encuentro apoyada contra la reja del Viktoria Park, junto a Esteban que me mira extrañado. Despierto y recuerdo que tengo una cita con Hernando, justo en un café del Kurfürstendamm. Rápidamente, me baño, me visto, y, sin siquiera tomar el desayuno, le pido al mozo del hotel que me llame un taxi, con urgencia…

Del libro: Al filo de la vida (Bid & Co., 2004)

Share Button

Número de lecturas a este post 1991

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes
Etiquetado: , , , ,

Un Comentario a “Sueño lúcido, de Antonieta Madrid”

  1. Sydney G. Perdomo Salas says:

    Pues, que me he quedado con más… -jejeje-

    Saludos y mis respetos sinceros. 😉

Deja un comentario